[wpdreams_ajaxsearchlite]
storytelling

Storytelling: ¿Por qué contar historias te acerca a tu cliente?

Lectura: 4 min | 28 Nov 16

¿Te gustaría conectar emocionalmente con tus clientes potenciales? Utiliza entonces la misma técnica que lleva usando la Humanidad desde el principio de la Historia: la narración. Ahora se llama storytelling y es la herramienta más poderosa para conseguir la deseada identificación entre marca y usuario.

Los buenos oradores lo saben: el secreto de cualquier presentación reside en las emociones que seamos capaces de transmitir y de despertar en la audiencia. Los expertos en oratoria recomiendan empezar siempre con un golpe de efecto con el que enganchar a la audiencia. Y concluir tu conferencia, la reunión con tus clientes o el discurso ante tus empleados con un artificio emocional cuyo efecto perdure en la audiencia.

Storytelling no es más que contar una historia donde tu público y tú os sintáis identificados y miembros de la misma comunidad. Que despierte esa conexión emocional. Las historias perduran más en la memoria y en el corazón de la audiencia que un mensaje directo. Los anuncios tradicionales, las pop-ups (ventanas emergentes) y los banners se confunden con todo el ruido que recibimos a diario en las redes. Perduran, si son eficaces,  pero no conmueven. Seguro que si mencionamos el anuncio de Lotería de Navidad o las recientes campañas de Campofrío entenderás de qué estamos hablando.

Hay sentimientos universales que nos unen y que superan cualquier barrera de entrada: nostalgia, afecto, solidaridad, amor, afán de superación, respeto a los mayores… El marketing los conoce y cada vez más empresas optan por contarte una historia para seducirte. Es la magia del storytelling.

¿Por qué apostamos por el storytelling?

Si vas a encargar una campaña de publicidad, habla con tus proveedores del storytelling. Te vamos a enunciar unas cuantas razones para optar por esta nueva relación entre clientes y marcas:

Las buenas historias se comparten: En las redes sociales, incluido ahora WhatsApp y Telegram, nos gusta reenviar y hacer partícipes a los demás de las historias –casi siempre vídeos cortos- que nos conmueven. Estamos en la era del “share” y del “like”.

Música vs. Ruido: La sobreinformación y el ruido que provoca la multiplicación de canales y emisores dificultan la asimilación de los mensajes. Se usan y se tiran en segundos porque hemos educado los sentidos para estar en modo “stand by”. Las buenas historias, en cambio, despiertan nuestros sentidos.

El vídeo es el lenguaje universal: Los vídeos se hacen virales y traspasan las fronteras porque casi no necesitan traducción. La marca no debe estar presente de forma invasiva, incluso puede “desaparecer” en beneficio de un hashtag, por ejemplo. Con el branded content de calidad, la narración conduce a la movilización. La conversión llega por identificación, no por persuasión.

¿Qué no debe faltar en el storytelling?

En las historias que nos han conmovido y los ejemplos que hemos citado hay unas características comunes. Una técnica narrativa donde cada giro de guión y cada frame cumplen un objetivo. Vamos por partes:

La intrahistoria: debemos contar cómo hacemos las cosas. Cómo somos, mostrarnos transparentes. El propio rodaje, el llamado “making off”, se integra dentro de la historia. Nunca faltan las reacciones de la gente que asiste a la narración: guiños de complicidad, risas y selfies nos están invitando a hacer lo mismo.

Cómo surgió la idea: El porqué de las cosas. Contamos algo porque lo imaginamos y lo preparamos. En nuestra marca somos así y trabajamos de esta manera. Una alusión a por qué estamos aquí no puede faltar en una buena historia.

Un camino de superación: Llegar hasta aquí no ha sido fácil. Hay un equipo detrás trabajando y para conseguirlo ha habido renuncias, equivocaciones y puertas cerradas. Somos como tú: nada ha sido gratis.

Sabemos lo que estás pensando: Nos ponemos en tu piel. Te identificas con nuestro mensaje, lo sabemos, porque tú eres como nosotros. Te ríes, lloras y entiendes el mundo como nuestra marca. Nos gusta saber que no estamos solos.

Necesitamos tu colaboración: El desenlace del storytelling necesita tu concurso. Es el Call To Action (CTA) que remata una buena historia. Comparte el vídeo, entra en nuestra web, contesta a nuestra encuesta, celebra la Navidad con nosotros, convoca a ese ser querido que está esperando tu llamada.

El storytelling ante el que caemos rendidos 

Probablemente no encontremos a nadie en España que no se haya dejado seducir por las campañas de Loterías y Apuestas del Estado. Su anuncio “El mayor premio es compartirlo” apela a los mejores sentimientos de los que somos capaces los seres humanos, personificados en el camarero del bar de abajo. Todos somos Manuel. O quizá seamos también el camarero.

Pero los reyes del storytelling en España son los publicitarios de Campofrío. Empezaron con aquellos vídeos donde los mejores humoristas contemporáneos compartían chistes y momentos de ternura y rendían homenaje a Gila. Pero este año han rozado la perfección del marketing 360 grados con su campaña “Mensaje al futuro”, donde cuatro niñas cuentan con seguridad cómo son y cómo quieren seguir siendo dentro de veinte años.

Hay emoción, intrahistoria, llamada a la acción (los padres deben grabar a sus hijas y compartirlo con el hashtag #mensajealfuturo) y un logro difícil de superar: el desenlace es deliberadamente abierto e imprevisible. Puede prolongarse incluso décadas. No es impensable que Campofrío, en 2036, convoque a las niñas de hoy y recordemos aquello que quisimos ser y lo enfrentemos con lo que al final hemos sido.

¿Y tú por qué no te animas a contar tu propia historia? Seguro que en el difícil camino que te ha llevado a crear tu negocio tienes mucho que compartir con tus clientes. Hazlos partícipes de tu historia, te vas a sorprender.

Suscríbete a nuestra Newsletter y recibe los artículos en tu email.