[wpdreams_ajaxsearchlite]
contratos-confidencialidad

Contratos de confidencialidad: Razones para firmarlos y modelos [Plantilla]

Lectura: 3 min | 8 Mar 18

La confianza en un socio comercial es uno de los pilares en los que se sustenta una relación provechosa para ambas partes. Sin embargo, por diferentes circunstancias es posible que no llegues a conocer tanto a la otra parte como para confiar a ciegas. Por esta razón, te dejamos con dos plantillas de contrato de confidencialidad para descargar gratuitamente que te ayudarán en tu negocio.

Primero, debes saber que contratos de confidencialidad hay de muchos tipos: entre dos empresas que suscriben un acuerdo, entre socios, entre responsables y empleados, entre Pyme e inversor, etc.; y que con ellos podrás proteger información y documentación sensible que vayas a compartir y que tenga que ver con datos financieros, métricas, propiedad industrial, KPIs, modelo de negocio, etc.

Razones para firmar un acuerdo de confidencialidad

El principal beneficio de un contrato de esta clase es la protección que aportará a tu Pyme en posibles productos o desarrollos propios, pero además, es muy útil para:

  • Salvaguardar toda aquella información comercial (estrategias, resultados, estado financiero, bases de datos, análisis de mercado, etc.) o técnica (conocimientos, procedimientos, prototipos, contraseñas, software, etc.) que no se desee hacer pública a terceros.
  • En el caso de que no se cumpla, reclamar contractual o judicialmente un incumplimiento de contrato y solicitar daños y perjuicios.
  • Evitar las pérdidas económicas, de derechos, bases de datos o patentes ocasionadas por la divulgación a terceros.

Consejos para redactar un contrato de confidencialidad

Como hemos comentado anteriormente, acuerdos de confidencialidad hay de diferentes tipos y cada empresa suele adaptarlos a sus necesidades y situación particular. En este sentido, hay una serie de consejos que son aplicables a prácticamente la mayoría de estos contratos de confidencialidad y que debes tener en cuenta para tener todos los cabos atados antes de comenzar una relación:

  • Incluye qué información no puede ser divulgada, pero también la que sí puede serlo a fin de evitar malentendidos.
  • Añade a quién pertenece la titularidad de la información.
  • Especifica el límite de uso que cada parte podrá hacer de la información confidencial. Por ejemplo, si compartes la base de datos con un tercero, explica que será para análisis y no para utilización comercial, o solo para uso en negocios propios y compartidos entre ambas partes.
  • Si es necesario, diferencia entre información confidencial y reservada. En ocasiones se suelen utilizar indistintamente, y no son exactamente lo mismo. La información confidencial suele relacionarse con datos personales o empresariales, mientras que la reservada se vincula con una restricción por razones de interés.
  • Establece tanto los períodos de tiempo durante los cuales se realizará la revelación de información entre las partes como el período durante el que se mantendrá la confidencialidad.
  • Indica qué departamentos, personas o aspectos de la empresa se encuentran afectados.

¿Y si alguna de las partes incumplen un contrato de confidencialidad?

Las consecuencias del incumplimiento del contrato de confidencialidad por alguna de las partes pueden ser varias, desde la más común que sería el inmediato cese del contrato comercial o de trabajo a una reclamación por daños y perjuicios. Podría llegar, incluso, a un proceso judicial en el que el contrato puede ser presentado como prueba.

Modelos de contrato de confidencialidad

A continuación, y para facilitar el conocimiento y la redacción de acuerdos de confidencialidad para tu empresa. Descarga gratis los modelos de confidencialidad, que los podrás adaptar a tus necesidades y propósitos. Recuerda que debe ser firmado por las partes antes de que se produzca la divulgación de la información.

Suscríbete a nuestra Newsletter y recibe los artículos en tu email.