[wpdreams_ajaxsearchlite]
paro-autonomos

6 de cada 10 solicitudes de paro de autónomos se deniegan ¿qué ocurre?

Lectura: 3 min | 22 Nov 18

Autor: Daniel Hernandez

Los trabajadores autónomos tienen derecho a cobrar una prestación por cese de actividad. Es una cuestión que se ha dado en llamar “paro de los autónomos” de manera informal por cumplir con el mismo fin que la paga por desempleo.

Sin embargo, los requisitos y las condiciones para percibir el paro de autónomos son distintas. Tanto, que a más del 60% de los profesionales que han cursado esta solicitud en el primer trimestre del año no se les ha concedido la ayuda.

Lo principal es que el autónomo elige cuándo darse de alta para estar cubierto ante el posible cese de su actividad o no. Es decir, los autónomos deciden si enviar estas solicitudes de paro o no. A día de hoy, hay sólo medio millón de trabajadores por cuenta propia que están registrados para cobrar el paro siendo autónomo, de un total de más de 3 millones en el país.

Por tanto, en España, poco más del 15% de los autónomos son potenciales beneficiarios de la prestación. ¿Por qué? Las principales asociaciones que defienden sus intereses señalan a los requisitos que se les hace cumplir. Esto explicaría la tasa de solicitudes de paro de autónomos denegadas.

Para tener una mayor perspectiva del problema, conviene observar los datos de un ejercicio completo. El último (el de 2017) tiene 3.965 solicitudes de las cuales el 49% fueron rechazadas. Se observa además que este hecho influye en el propio número de solicitudes, que cada vez es menor:

  • 7.049 en 2014
  • 6.700 en 2015
  • 4.705 en 2016

Ampliando el foco obtenemos una fotografía completa con 600.000 autónomos dejando de trabajar y solo un 0,6% presentando solicitud de paro.

Requisitos para las solicitudes de paro de autónomos

Hay dos cuestiones básicas que se deben cumplir a la hora de percibir el paro de autónomos. Lo primero es haber cotizado por cese de actividad en la cuota de autónomo (implica por un lado abonar un 2,2% aunque incluye un descuento de 0,5 puntos en la cobertura de incapacidad temporal, lo que da como resultado un aumento total de la cuota del 1,7%). Lo segundo, es justificar pérdidas en el negocio de al menos el 10% durante todo un año, siendo este el asunto más complicado.

Este último requisito impide a muchos poder acceder a la ayuda a pesar de que se rebajó el nivel de exigencia en 2015. Desde la creación del paro de autónomos hasta entonces, era imprescindible justificar un 30% de pérdidas en un solo año o un 20% en dos ejercicios consecutivos.

La base de cotización del autónomo también influye en lo que luego cobrará. La mayoría de estos trabajadores cotiza por la base mínima (más del 80%), lo que implica que su paga será de 652 euros mensuales. La duración guarda relación con el tiempo cotizado. El mínimo para percibir el paro de autónomo es un año para acceder a 2 meses de paga. Su aumento es gradual hasta el tope de 4 años de cotización para cobrar el máximo de 12 meses de prestación.

Por tanto, el requisito de tener que aguantar con cierto nivel de pérdidas durante un año hace que muchos ni siquiera consideren la posibilidad de estar cubiertos ante el desempleo. Pero además, esa barrera hace que muchos que sí pagan por ello no puedan superarla. Es por eso que, haciendo números, la Seguridad Social solo desembolsa 15 euros de cada 100 recaudados para este seguro, según una estimación hecha por la Federación de Autónomos ATA.

No obstante, conviene conocer los derechos de los autónomos para poder ejercerlos. Una vez cumplidos los requisitos más importantes (pagar por la cobertura y tener el nivel de pérdidas exigido), si nos quedamos sin empleo al cesar nuestra actividad, debemos completar una serie de trámites.

Cómo pedir el paro de autónomos

Dicho esto, para pedir el paro de autónomos hemos de rellenar la solicitud ante la Mutua con la que tengamos cubiertos la contingencia por cese de actividad, ante el Servicio Público de Empleo Estatal (si está cubierta por el INSS) o ante el Instituto Social de la Marina (si la entidad cubre dicha contingencia). El modelo de solicitud se puede encontrar en la web del ministerio de Trabajo.

El plazo para pedir el paro de autónomos se cumple el último día del mes siguiente en que se ha producido el cese de actividad. La paga se percibirá a partir del primer día del segundo mes siguiente al cierre. Para poder volver a cobrar la prestación es imprescindible que hayan transcurrido 18 meses desde que se dejó de percibir la anterior. De nuevo se pedirá cumplir con los mismos requisitos ya expuestos.

Como conclusión, es posible cobrar una prestación por cese de actividad. Se ha dado en llamar “el paro de los autónomos”, pero pese a su nombre “popular”, no se parece del todo a la prestación por desempleo general. De ahí que sea importante conocer qué derechos y deberes tenemos a la hora de solicitarlo.

Autor

Daniel Hernandez

Periodista especializado en asuntos de empresa y Pymes.

Suscríbete a nuestra Newsletter y recibe los artículos en tu email.