[wpdreams_ajaxsearchlite]
autónomo y asalariado

Pluriactividad de los autónomos: requisitos, cotización y bonificaciones

Lectura: 3 min | 1 Oct 18

Efectivamente puedes ser autónomo y asalariado. Si es tu situación actual o te lo has llegado a plantear en algún momento, has de saber que este tipo de profesional tiene unos condicionantes especiales para ejercer su actividad. Incluso unas bonificaciones propias y un tratamiento legal particular.

La coyuntura laboral actual ha impulsado a muchos autónomos a compatibilizar su condición de trabajador por cuenta propia con un puesto como asalariado, y viceversa. Ya sea por conseguir unos ingresos extra o porque su contrato por cuenta ajena no le permite llegar a fin de meses u obtener las ganancias que le gustaría, lo cierto es que la pluriactividad de los autónomos es una práctica cada vez más común. Más todavía si tenemos en cuenta que con la entrada en vigor de la nueva Ley de Autónomos se han introducido una serie de ventajas que regulan -y fomentan- esta práctica.

Pluriactividad de los autónomos: cotización

La pluriactividad de los autónomos tiene algunas reglas y procedimientos propios de cotización que debes conocer. En primer lugar encontramos la necesidad de cotizar en dos Regímenes diferentes de la Seguridad Social, lo que obliga a hacerlo de manera doble.

Para compensar este hecho existe el límite de cotización por pluriactividad de autónomos o, en otras palabras, a partir de qué cantidad la Seguridad Social debe devolverte dinero. Actualmente esta cifra está fijada en 12.368,23€, por lo que una vez la superes, adquirirás automáticamente el derecho a devolución, establecido en el 50% del exceso en el que tus cotizaciones sobrepasen la cuantía marcada, siendo el límite el 50% de las cuotas abonadas en el Régimen Especial.

Por si existe alguna duda sobre este procedimiento, para recuperar este dinero deberás tener en cuenta la base de cotización que aparece en tu nómina como trabajador asalariado, no la cuota de autónomos.

Otra diferencia cuando cotizas en pluriactividad es que no existe obligatoriedad de cotización en el RETA por contingencias comunes, algo que sí es imperativo en el caso de los trabajadores autónomos.

Bonificaciones para los autónomos en pluriactividad

Los nuevos autónomos en situación de pluriactividad se pueden beneficiar de una serie de bonificaciones en las cotizaciones a la Seguridad Social. Antes de continuar, un punto importante: de estas ayudas quedan excluidos los autónomos societarios.

La bonificación más relevante tiene que ver la base de cotización, ya que los autónomos en pluriactividad tendrán, si así lo desean, una base de cotización del 50% de la base mínima estipulada en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) durante los primeros 18 meses. Traducido a cifras, 466,35€ será su base (recordemos que con la aprobación de los PGE la base mínima subió a 932,70€).

Una vez que pase este período, la bonificación se incrementará hasta el 75% durante los siguientes 18 meses. En total, 3 años de ayudas en los que ser autónomos costará menos, si bien deberán mantener la situación de pluriactividad.

Si estos nuevos autónomos trabajan por cuenta ajena a tiempo parcial también se podrán beneficiar de unas bonificaciones, incluso, mayores:

  • Primeros 18 meses de alta en el RETA: hasta 75% de la base mínima de cotización.
  • Siguientes 18 meses: hasta el 85% de la base mínima de cotización.

Eso sí, tienes que tener en cuenta que estas bonificaciones son incompatibles con la tarifa plana de 50€. Si tienes derecho a ambas, puedes optar por la que prefieras.

Pluriactividad y jubilación de los autónomos

Existen además algunas circunstancias en las que la pluriactividad de los autónomos es tratada de una manera diferente desde el punto de vista tributario. Es el caso de la jubilación. Un autónomo jubilado que trabaje por cuenta ajena puede compatibilizar esta actividad laboral con el cobro del 50% de la pensión correspondiente como trabajador por cuenta propia. Es lo que se denomina “jubilación activa” o “pensionista activo”. Para poder solicitar esta opción, es preciso haber cumplido la edad legal de jubilación y no haber pedido una jubilación anticipada o haber sido prejubilado.

En resumen, la pluriactividad podía suponer un tiempo una complicación a la hora de tributar y por lo tanto ser descartada por muchos autónomos por este motivo pero, hoy en día, con los cambios normativos aprobados, se ha convertido en una opción a tener en muy cuenta para complementar los ingresos habituales o incluso diversificar un perfil profesional.

Suscríbete a nuestra Newsletter y recibe los artículos en tu email.