[wpdreams_ajaxsearchlite]
Sal y Laurel

Sal y Laurel: de las rías gallegas a tu casa en unos pocos clics [Entrevista]

Lectura: 3 min | 21 Jun 18

El mercado de los productos procedentes del mar cuenta con un halo costumbrista. El poder tocar y ver esos productos es fundamental para los usuarios. Pero gracias a la digitalización, esa confianza con el usuario está cambiando. Es el caso de Sal y Laurel, donde han puesto al usuario en el centro y han conseguido montar en torno a él una base sólida para abrir sus fronteras. De las rías gallegas al resto de España en unos pocos clics gracias a su eCommerce de marisco y pescado.

Las puertas de Sal y Laurel nos las abren Alfonso Gallardo, product manager de la compañía, y Águeda Comseña, responsable de logística. ¿Qué nos encontramos dentro? Digitalización y tradición a partes iguales. Toma la palabra Alfonso para contarnos qué es  y cómo funciona su eCommerce de marisco y pescado procedente de las famosas (y llenas de calidad) rías gallegas. La aventura comenzó en 2011 y en familia. Águeda Comesaña y su padre Ángel, como el resto de su familia, se dedicaban al marisco de una manera tradicional. En ese momento se conocieron Alfonso y Águeda, y decidieron emprender la aventura de montar una nueva compañía llamada Sal y Laurel, después de estudiar las posibilidades existentes en el mercado para este negocio. Así nació Sal y Laurel: venta de pescado y marisco posicionada en el marco digital.

Concebida la idea, era el momento de empezar a a trabajar. La puesta en marcha ha sido un camino marcado por el aprendizaje de cómo hacer bien las cosas. Para poner en funcionamiento el eCommerce bajo un concepto estético y tecnológico diferenciador se desarrolló primero un plan de negocio. Tras este primer paso, contrataron los diferentes perfiles técnicos necesarios. Los cimientos ya apuntaban así a un desarrollo ambicioso. Pero bien apuntalados para poder construir alto.

Con los pilares creados, Sal y Laurel siguió creciendo usando herramientas gratuitas. Alfonso, Águeda, Ángel y el resto de empleados usan plataformas como Trello para gestionar las tareas internas. La gestión de pedidos y stock se realiza a través de Shopify.

Como no puede ser de otra manera, no dejan de lado las redes sociales. Sal y Laurel está en Facebook, Twitter e Instagram (esta última es la que mejor les está funcionando). También ponen foco en el envío de comunicaciones personalizadas por correo electrónico, con MailChimp.

Obviamente, trabajar bien la parte digital es fundamental. Pero no menos que hacerlo igual de bien con el producto. Sal y Laurel cuenta con el sello de calidad de la Xunta de Galicia por diferentes aspectos entre los que destaca la sostenibilidad. Un cúmulo de factores que deriva en que su público principal esté situado en Madrid, principalmente. Pero también en Barcelona, País Vasco, Málaga u otros lugares de España gracias a este eCommerce de marisco y pescado gallego.

Otro de los puntos que cuidan al detalle son los diferentes puntos de contacto con los clientes, apostando por la sencillez del mismo. Para lograrlo cuentan con distintos canales de comunicación como el mail, WhatsApp, redes sociales y el teléfono.

¿Y el futuro de Sal y Laurel? Sus fundadores y trabajadores lo tienen claro: está enfocado a la compra a través del móvil. Supone la culminación a un proyecto bien pensado y elaborado desde el inicio. Con el usuario en el centro, un mercado tan tradicional como el del pescado y el marisco llevado está ahora en una situación que le pone como ejemplo de buenas prácticas.

Suscríbete a nuestra Newsletter y recibe los artículos en tu email.