[wpdreams_ajaxsearchlite]

13 consejos para ahorrar en la factura energética de tu negocio [Infografía]

Lectura: 4 min | 2 Ago 18

Durante el verano es habitual el uso de aire acondicionado en tu negocio. Por lo que se vuelve imprescindible controlar este gasto para que no afecte a nuestra actividad. Te damos los consejos para ahorrar en la factura energética.

Cuando las temperaturas exteriores son altas o incluso bajas, mantener un ambiente agradable en tu negocio para clientes y trabajadores supone un gasto extra en tu factura eléctrica. Un plus que contribuye a reducir, en mayor o menor medida, la rentabilidad de tu actividad. Si quieres evitar sustos, te dejamos con 13 consejos para ahorrar en la factura energética de tu negocio.

Independientemente de si el verano es sinónimo para tu negocio de temporada alta o todo lo contrario, los meses de calor tienen un denominador común: ajustar el máximo el gasto energético se antoja imprescindible para maximizar los beneficios o para paliar en la medida de lo posible el descenso de ventas.

Y este año, además, hay un factor agravante. Según las estimaciones de la Asociación de Empresas de Gran Consumo de Energía (AEGE), el consumo de energía en España sufrirá en 2018 una subida en los precios de alrededor del 2,6%. Como ves, este año con más razón, debes modular el gasto energético.

Más clientes, más calor y,¿podrás ahorrar en la factura energética de tu negocio?

A priori la ecuación no suena muy coherente, pero estamos convencidos de que es un resultado factible. Sobre todo, si corriges errores de otras temporadas altas.

Cierto es que, cuantas más personas haya entre las cuatro paredes de tu negocio, más energía necesitarás para lograr un ambiente agradable. Pero no lo es menos que con una serie de buenas prácticas la salubridad de tu establecimiento no se verá afectada por el exceso de visitantes:

Consejos para ahorrar energía en tu negocio durante el verano

  1. Mantén la temperatura del local u oficina entre los 24 y los 26ºC. Podría parecer que un grado arriba un grado abajo es algo nimio, pero debes saber que por cada grado que se baja la temperatura, el consumo se incrementa en aproximadamente un 8%.
  2. Utiliza el modo ECO en el aire acondicionado. Te ayudará a mantener un clima constante con un consumo mucho menor, lo que se traducirá en un ahorro de hasta el 30%.
  3. Incorporando aislantes térmicos en las paredes no solo evitarás la entrada de calor del exterior, sino que podrás reducir hasta un 20% tu factura eléctrica. Materiales aislantes son, por ejemplo, el pladur, las placas rígidas de poliestireno extruido (poliespán) y los paneles de lana mineral.
  4. ¿Has revisado el sistema de aire acondicionado desde el pasado año? Puede ser que los filtros estén sucios, generando obstrucciones que pueden llegar a hacerte consumir el doble de lo necesario.
  5. Revisa las bombillas. Las incandescentes y fluorescentes consumen una gran cantidad de electricidad, además de desprender mucho calor. Te recomendamos que utilices bombillas LED o de bajo consumo porque, además de que su instalación supone reducir el gasto energético en un 80%, son más resistentes y tienen una vida útil mayor.
  6. Quizá este año ya no sea posible cambiarlo, pero debes saber que para superficies comerciales los sistemas centralizados de aire acondicionado (un equipo de climatización único que repartirá el aire en todas las estancias a través de conductos, regulable por zonas mediante termostatos). Son mucho más eficientes que otros como los de cassette, más habituales en pequeños comercios.
  7. En el caso concreto de los hoteles, se recomienda reservar las habitaciones en agrupaciones y comenzando por las de los pisos bajos. La razón, que las ubicadas en las zonas altas y en las esquinas tienen mayores necesidades energéticas a la hora de ser climatizadas, por lo que la mejor opción es dejarlas para las últimas.
  8. Si tu negocio cierra durante ciertas horas (por ejemplo, un restaurante que solo da servicios de comidas y cenas), las tarifas eléctricas de discriminación horaria pueden significar una reducción importante en tu factura eléctrica. Estas tarifas están indicadas cuando alrededor del 30% del consumo se hace en horario valle y el resto en horario punta.

Un coste demasiado alto en la peor época

Pero, ¿qué pasa si tu ciudad se queda casi desierta en agosto y parte de septiembre porque muchos clientes se marchan de vacaciones? Primero y esencial, tus ventas bajan. Pero además, hay costes fijos por el simple hecho de abrir las puertas, y el energético es uno de ellos. Para recortarlo:

  1. Estudia si puedes sustituir, al menos durante algunos períodos del día, el aire acondicionado por ventiladores, cuyo consumo es menor. En este sentido, la Guía Práctica de la Energía del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio indica que “el movimiento de aire produce una sensación de descenso de la temperatura de entre 3 y 5°C”, por lo que si con esa disminución puedes llegar a alcanzar la temperatura de confort en verano (26°C), es una opción más que valorable para reducir gastos.
  2. Las persianas o toldos son una solución para que el sol no incida directamente en las zonas donde están trabajadores o clientes. Se calcula que su utilización contribuye a un ahorro de hasta el 10% en la factura energética.
  3. Aprovecha que es verano y las horas de luz natural aumentan para utilizar lo menos posible la luz artificial.
  4. Ligado al anterior, ¿qué hacer con el escaparate? Si sueles iluminarlo por las tardes y noches, en verano no vas a necesitar hacerlo en horario comercial,  la luz natural será más que suficiente o al menos te permitirá reducir la potencia. Por otra parte, si los clientes están de vacaciones y la ciudad está semivacía, ¿realmente necesitas tenerlo encendido durante la noche? Las oportunidades de impactar son mucho menores.
  5. Recuerda dejar en stand-by todos los electrodomésticos y equipos si no los estás utilizando. Se estima que podrás ahorrar en la factura energética de tu negocio hasta un 10% en el consumo. Para ayudarte, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), ha creado una calculadora.

Poniendo en práctica todos estos consejos -o algunos de ellos-, con efecto inmediato notarás cómo tu factura eléctrica se reduce o, al menos, los incrementos en los precios de la luz no te afectan tanto como antes.

Suscríbete a nuestra Newsletter y recibe los artículos en tu email.