[wpdreams_ajaxsearchlite]
videotutoriales youtube

Los videotutoriales en YouTube: una estrategia para fidelizar clientes

Lectura: 7 min | 18 May 17

¿Quieres llegar a tus clientes de una forma rápida y fidelizarlos con tus productos y servicios? Los vídeos tutoriales son una herramienta eficaz. Los usan las grandes marcas pero también las Pymes y los profesionales  interesados en construir su marca personal. En este artículo te damos los pasos que necesitas conocer para empezar a planificar vídeos que lleguen a tus clientes.

Seguro que más de una vez te has encontrado con un problema informático o has querido emular a los superchefs para sorprender a tus invitados. Si has recurrido a Google, los primeros resultados de tu búsqueda te habrán aparecido en forma de vídeo. Son los famosos tutoriales de recetas, trucos de maquillaje y de todo tipo de soluciones a problemas domésticos y laborales que te sacan de un apuro en solo unos minutos.

¿A que prefieres que sean claros, cortos y hechos por expertos que hablan tu mismo idioma? Sencillos, siempre, pero improvisados nunca. Siguieron un plan. Como el sastre Bere Casillas que empezó subiendo vídeos con consejos sobre la elegancia masculina y ha conseguido, por ejemplo, que su tutorial sobre cómo hacer un nudo de corbata Windsor acumule ya 13 millones de visualizaciones en YouTube. Hoy tiene tienda en el Barrio de Salamanca, en Madrid.

Como te dijimos, vamos a ir paso a paso.

1. Planificación

La primera pregunta que debes hacerte es a qué publico quieres llegar y tu objetivo final. Los primeros pasos a seguir son:

  • Hacer un esquema del contenido.
  • Elaborar un guión o story board.
  • Calcular un presupuesto.

Debemos identificar la idea, el público objetivo (edad, sexo, intereses…) y captar su atención. Distinguir y enfocar, en primer lugar, si tu vídeo ha de ser promocional, orientado a la acción, informativo, educativo, etc. Para ello debes darle forma al vídeo eligiendo un estilo.

¿Y cómo conformamos nuestro estilo? Utilizando diferentes herramientas como el tono de voz, la persona elegida para dirigirse a la audiencia, el lugar de rodaje (set, interior, localización exterior) y la calidad del vídeo (informal/cercano, con GoPro o cámara en mano, profesional o con un teléfono móvil de alta gama).

2. Preproducción

Es importante planificar todos los aspectos técnicos para crear y grabar el vídeo sin problemas. Una vez que hayas determinado tus objetivos, es el momento de profundizar en cómo alcanzarlos y desarrollar un plan para producir el vídeo desde un punto de vista técnico, además de tener establecida la historia. Siempre que se graba un vídeo, surge algo inesperado que nos obliga a reaccionar, pero el margen de improvisación debe ser mínimo. El género del vídeo establece el tono y el mensaje directo sobre la idea. Hay diferentes estilos o formatos. Hemos seleccionado una lista con los 9 tipos de tutoriales.

  • Vídeo explicativo: vídeos cortos para explicar un producto o un servicio. La función primordial de esta serie de vídeos es hacer ver al usuario de una manera más visual cómo funciona la empresa o un producto. Un ejemplo es el vídeo tutorial de El Corte Inglés donde te explican cómo elegir la mejor almohada. Es muy práctico y fíjate bien que no pretende venderte un producto directamente sino ayudarte en tu decisión de compra.
  • Vídeo testimonio: entrevistas con la gente acerca de sus necesidades y de cómo se habían cumplido sus expectativas.
  • Vídeo narrativo: conversaciones de voz de un narrador femenino o masculino sobre el vídeo expresando el contenido que queremos transmitir.
  • Vídeotutoriales estilo Screencast: son los vídeos donde la pantalla del ordenador es la base del tutorial, grabando un proceso con audio y acompañado de tu ratón que explicarán un proceso para el posterior aprendizaje del mismo. Para grabar screencast existen multitud de programas, puedes probar por ejemplo Camtasia (de pago), CamStudio o QuickTime para Mac.
  • Vídeo experiencial: si tu empresa tiene relación con viajes, con deportes extremos o simplemente con algo en donde el cliente realiza una acción. Con esos vídeos podrás demostrar a través de los propios clientes cómo es este proceso.
  • Portavoz de la compañía: vídeo en el que el personal de la empresa habla a la cámara sobre los productos o servicios ofrecidos.
  • Vídeo en directo: hoy en día está muy de moda emitir directamente un evento en directo, en streaming, llegando así al espectador de una manera inmediata, analizando en todo momento por las principales redes sociales entre las que destacan YouTube, Twitter, Periscope, Facebook Live e Instagram Stories.
  • Vídeo publicitario: son parecidos a los típicos anuncios de la televisión pero… ¿has notado que ahora son mucho más emotivos? El truco está en vender un producto sin venderlo… Parece una incongruencia pero la realidad consiste en crear un spot publicitario llamativo y que enganche al cliente en los primeros segundos. Cuenta una buena historia y el público reaccionará de manera positiva ante el vídeo compartiéndolo.
  • Vídeos en Stop Motion: remontándonos a 1900 cuando el cine corría a 16 frames por segundo tenemos esta perfecta opción para crear un vídeo para tu empresa llamativo y muy visual.

3. Producción del vídeo

Es muy importante determinar el lugar donde se va a desarrollar la escena, quiénes son las personas que participan y los objetos a destacar, así como determinar la configuración de la cámara, objetivos, iluminación y el equipo de audio. Es crucial que el sonido sea nítido y de muy buena calidad, no sirve de nada tener una calidad de vídeo extrema si nuestro audio es pésimo. Los micrófonos externos, por ejemplo los de corbata, pueden ser una buena elección, siempre mejor a la de fiarnos del micro de smartphone o de la cámara de fotos y de vídeo.

Una opción es grabar imágenes reales o utilizar gráficos, como un GIF, o dibujos animados. Es lo que hizo por ejemplo el Banco de Santander para explicar a sus clientes cómo blindarse ante el phising bancario.

¿Hace falta un equipo profesional? Para nada. Deberíamos escoger una cámara de vídeo HD (1080p) o 4K (2160p) para ofrecer una buena calidad de imagen, pero hoy en día algunos teléfonos y dispositivos ya cuentan con grabación en 4k y Full HD, como es el caso de los últimos modelos de iPhone, Samsung o iPad. También es importante elegir una cámara que permita conectar un micrófono y, si no es así, utilizar una grabadora externa como las que usan los periodistas en sus entrevistas.

Para el sonido hay que tener en cuenta, según el escenario que hayamos elegido, si es necesario un micrófono de brazo, de corbata, direccional… Y en cuanto a la música es importante tener en cuenta los derechos de autor. Es preferible escoger canciones libres de derechos para, entre otras cosas, no tener problemas con YouTube, que puede retirarnos un tutorial simplemente por la música de la entradilla.

Una vez que tenemos la grabación, vamos a montar el vídeo. Es el momento de importar los clips, editarlos con un programa adecuado, añadir música y ajustar los efectos visuales y de sonido. Existen editores de vídeo profesionales como Adobe Premiere, pero las licencia igual se escapa del presupuesto de una pequeña empresa. Existen opciones gratuitas que aunque no nos darán la misma flexibilidad y opciones pueden salvarnos y conseguir el efecto deseado. Por ejemplo, Windows incluye Movie Maker por defecto y puede ser una de las opciones a tener en cuenta.

4. Crea tu canal de YouTube y sube tus vídeos

Una vez terminado el vídeo, tendrás que promoverlo y optimizarlo en los motores de búsqueda y redes sociales. Una de las redes sociales que más ayuda al posicionamiento web es YouTube que, al ser “familia” de Google, posiciona más que otros como Vimeo, por ejemplo.

Para subir el vídeo, sigue estos pasos:

1- Crea una cuenta de Gmail y, a continuación con esa dirección de correo electrónico date de alta en YouTube para abrir tu canal.
2- Ahora tienes que verificar tu cuenta de YouTube asignando un número de móvil a dicha cuenta en el apartado de “Editor de vídeos” y “Estado y funciones”.
3- Ve a configuración del canal y activa la pestaña “Personalizar el diseño de tu canal”.

Con esto ya tendrías activadas todas las funciones de YouTube que sin esto, no existirían, como por ejemplo la opción de insertar miniaturas personalizadas en la portada de nuestro vídeo haciéndolo así mucho más atractivo al usuario a la hora de darle clic.

Después de configurar todo esto ya podrías subir un vídeo a tu canal con la opción de la flecha situada en la esquina superior derecha de tu panel.

Sube fácilmente tus vídeos tutoriales a YouTube creando tu propia cuenta en YouTube

Ahí te dará la opción de subir tu vídeo tutorial de manera pública, privada, oculta y programada, según cómo quieres que tu vídeo sea visible por otros usuarios (público) o, por el contrario, nos interese insertar ese vídeo en un porfolio en nuestra página web y que sea emitido directamente desde allí. En este caso elegiríamos la opción de vídeo oculto. La opción “Privado” se utiliza para que lo puedan ver solo los usuarios que quieras introduciendo su cuenta de correo.

5. La importancia de SEO en YouTube

  • En YouTube existe la posibilidad de hacer un buen SEO en el título del vídeo, eligiendo las palabras adecuadas según nuestras palabras clave más posicionadas y en la descripción que incluyas.
  • No solo en el título del vídeo puedes obtener un buen posicionamiento, sino que en la descripción del vídeo puedes jugar con varios factores. Uno de ellos y que poca gente utiliza es la transcripción del propio vídeo, obteniendo así una ventaja contra otros competidores en busca de una buena posición en buscadores. Ya que, además de añadir contenido de valor, lo que estás haciendo es ayudar al usuario en la tarea de definir el contenido de este material audiovisual. Recuerda que al menos tenga unas 200 palabras para que ayude a posicionar y si puedes incluir enlaces, mucho mejor porque podrás atraer tráfico a tu página la misma.
  • No debes de olvidar las etiquetas del vídeo también configurables. Podremos elegir las mejores palabras clave para así identificar tu vídeo y poder posicionarlo mucho mejor.

Una vez cumplidos todos estos pasos, ya puedes empezar a crear tu canal de YouTube con buenos vídeos, con contenido de valor y con unas keywords perfectas para que el tutorial de tu negocio pueda posicionar en Google y ser compartido y viralizable.

Ahora ya sabes cómo empezar a hacer un vídeo tutorial para tu empresa y lanzarte al mundo del vídeo, una de las tendencias en el marketing en este 2017.

Nuestro consejo: prueba primero con aquello en lo que seas un verdadero experto. Como Bere Casillas: él sabía mucho de elegancia masculina y por eso creyó que podía demostrárselo al mundo. ¿Y tú? ¿Cuál es tu especialidad?

Suscríbete a nuestra Newsletter y recibe los artículos en tu email.